lunes, 9 de enero de 2012

La guerra fría del PSOE. R versus C.

El regente de Castilla y León, el infante don Juan Manuel, utilizó en el siglo XIV el término “guerra fría” para referirse a las visiones diferentes y enfrentamientos de los cristianos y los musulmanes en la Península Ibérica, sin embargo, se concede la paternidad del término a Bernard Baruch, por ser el primero en utilizarlo públicamente con un carácter claramente político, aplicado al enfrentamiento entre EEUU y URSS en el siglo XX.

Actualmente, el PSOE vive en su interior, una guerra fría entre dos bloques; los partidarios de Alfredo Pérez Rubalcaba; y los que apoyan a Carme Chacón. Ambos políticos hasta ahora, candidatos a la Secretaría General del PSOE, que decidirá en su 38º Congreso, quién de los dos ex ministros de Zapatero, debe liderar el partido en una nueva época en la que el poder está en manos del PP de forma prácticamente hegemónica a expensas de las elecciones en Andalucía.

La fragmentación del PSOE, tras su derrota el 20-N, ha llevado implícito el resurgir de multitud de movimientos, corrientes y plataformas, muy fructíferas en las redes sociales, que exigen una regeneración democrática del partido, una mayor apertura de la socialdemocracia española hacia la cruda y terrible realidad de la clase media, y un liderazgo nuevo que aglutine el mayor número de sensibilidades de simpatizantes, militantes y votantes del PSOE. Algo así como recuperar el ave fénix de sus cenizas.

@­­_Rubalcaba_ dirige actualmente el aparato federal, tiene la ventaja de conocer más profundamente las organizaciones territoriales, y es la voz del principal partido de la oposición en el Congreso. Cuenta con un equipo sólido, sus orígenes emanan del felipismo y es considerado como el mejor ministro del Interior de la democracia. Sin embargo, su derrota electoral podría pasarle factura en su propia imagen. Digamos que concentra una visión más centrista en el partido y su bloque es homogéneo con amplia infraestructura informativa y política.

@CarmeChacon2011 representa cierta ruptura con el pasado, ha arrancado con ilusión y muy optimista con sus posibilidades de ser la primera mujer que lidere el PSOE. Sus compañeros de epopeya alientan un debate de mayor profundidad ideológica, y proceden de islotes y feudos con una mirada más hacia la izquierda o de ciertas corrientes aisladas. Cuenta ya con un respaldo público importante de dirigentes que tuvieron un peso importante en el pasado, y que han mantenido un continuo debate, algo crítico y escéptico con el zapaterismo. Su entrenamiento político y su trayectoria en el PSC, parecen a priori, ser sus peores enemigos de cara al congreso, pero su afán de romper el encorsetamiento, son cartas a su favor.

Sevilla tiene la última palabra, bueno, Sevilla, y quien consiga 487 delegados, al menos.

FERNANDO MIRANDA PACHECO

Fernando Miranda, periodista con el que he tenido el placer de trabajar los últimos años, me ha enviado este artículo para que lo publicara en el blog y yo, por supuesto, lo hago encantado.

1 comentario:

Unknown dijo...

No comparto todo lo que dice el compañero Fernando. Creo que tan sólo por ser mujer no se deberían tener más avales. Desde mi humilde opinión cada vez se premia más a la gente joven que ha tenido la suerte de llegar en el momento justo, al lugar adecuado, que tiene una imagen ... y se deja a un lado a la veteranía, la experiencia, la lucha y el trabajo. Gracias Quique y Fer por dar esta oportunidad. Sole