jueves, 27 de noviembre de 2008

Enrique Urquijo

Voy a tratar de dar mi visión sobre Enrique, por un lado porque era -es- uno de mis ídolos y, por otro lado, porque cada vez que leo algo sobre él es como si estuviera leyendo el mismo artículo, siempre dicen las mismas cosas y recurren a los mismos tópicos: la tristeza, las drogas, la movida madrileña…

En el aspecto musical no voy a entrar demasiado, supongo que todos habéis oído alguna de sus canciones. Únicamente destacaría una cosa, su honestidad a la hora de hacer la música que él quería, sin dejarse llevar por las modas del momento, sin importarle ir contracorriente. Cuando surgen Los Secretos, en plena movida, lo que se llevan son los grupos de estética punk, provocadores, notas, y ellos en cambio tienen un aspecto de lo más normalito y sus letras hablan de amor, lo que hace que sean repudiados por la mayor parte de la crítica y de los grupos del momento, llegándoles a colgar el calificativo de “pop baboso”. Y muchos años después, con Los Secretos completamente asentados, él forma un grupo paralelo, Los Problemas, para tocar en pequeños garitos, haciendo versiones de los temas que le gustan, sin importarle tocar para varias decenas de personas o que con este grupo sus ventas fueran mucho más modestas que con Los Secretos. Hace rancheras y reconoce abiertamente que le gusta gente como María Dolores Pradera o José Alfredo Jiménez.

En el aspecto personal, Enrique era una persona de gran sensibilidad, al que su carácter frágil y depresivo y una serie de circunstancias (sobre todo una ruptura sentimental) empujaron hacia las drogas y el alcohol. Un mundo del que, pese a sus esfuerzos, nunca consiguió salir.


La historia de su muerte

Precisamente cuando murió estaba tratando de desintoxicarse, siguiendo voluntariamente un duro tratamiento, que iba a concluir con un periodo de varios meses en una granja de desintoxicación. Para hacernos una idea de como son estos tratamientos, Enrique tenía prohibido llevar dinero y su gente tenía orden de no dejarle solo ni un momento. Cuando todo apuntaba a que esta vez sí lo iba a conseguir, en los días previos a tener que entrar en la granja, en un momento de bajón, se bebió un frasco de colonia. Esto hizo que tuviera que ingresar en una clínica privada, donde, a los pocos días de su ingreso, Enrique no aguanta más y pide el alta voluntaria, recogiendo lo que quedaba de la fianza entregada como depósito al ingresar, unas 200.000 pelas. Los de la clínica no debían ser muy espabilados, porque devolverle esa cantidad a un paciente en su estado parece una estupidez tremenda.

Y Enrique hizo con ese dinero exactamente lo que estáis pensando, irse a pillar. Se fue derechito al piso de su camello. Y el cocktail de sustancias que se metió, en pleno proceso de desintoxicación, ya sabemos lo que supuso.

Se da la circunstancia que su pareja, Pía, al enterarse de que Enrique se había ido de la clínica, le estuvo buscando y fue al piso del camello, pero la echaron, alegando que allí no tenían secuestrado a nadie, que Enrique estaba por voluntad propia. Poco después volvió con la policía y, el camello, que se ve que era aficionado a las películas de género, les dijo que sin una orden judicial allí no entraba ni el tato.

Otra fatal circunstancia es que los hermanos de Enrique, que quizá hubieran podido sacarle de allí, estaban fuera de Madrid. Con lo cual a su chica sólo le quedaba esperar a que Enrique saliera de la casa del mercader. Y salir salió, pero no pasó del portal.

Cuento estos detalles porque los medios de comunicación despacharon el asunto con el típico “muerte por sobredosis” y es lo que a la gente le quedó, que Enrique era un drogata y que en esa ocasión se le fue la mano. Y no es algo tan simple.

Y me apetece resaltar sobre todo su cara menos conocida, lo que no se suele decir en los artículos o reportajes que hablan de él, que todos los que le conocieron le definen como una persona muy buena, inocente, divertida (pese al adjetivo triste que siempre le acompañó cuentan sus conocidos que era una persona con un grandísimo sentido del humor), simpática, que adoraba a su hija María, con una sensibilidad extraordinaria y una capacidad increíble para emocionar con su voz y con sus canciones. Al menos a mí. Y viendo la cantidad de vídeos que hay en youtube o los mensajes en los foros, es evidente que a mucha más gente.


Siempre nos quedarán sus canciones


Os dejo un par de vídeos. El primero, en su lado más rockero, el tema Ojos de perdida, una actuación de Los Secretos. Y el segundo es un montaje de fotos con una canción de Enrique con los Problemas, Para vivir, un tema tristísimo de Pablo Milanés que habla de un amor que llega a su fin. Como este post, sólo apto para enriquistas, me temo, no sé si alguno habrá sido capaz de leer hasta aquí...




29 comentarios:

Anónimo dijo...

La prueba de lo grande que era es que todavía, 9 años después de su muerte, nos seguimos acordando de él. Yo sí he leído hasta el final, y me ha gustado mucho. Gracias por escribir sobre él.

Mar

Beni dijo...

He llegado hasta el final, pero me ha costado. Seguro que la mayoría de la gente se quedó en los topicazos sobre él. Espero que con tu comentario, se hayan enterado de más.
Grande, Enrique.
Grande, Quique.
Gracias.

Alberto V. dijo...

Pues aquí tienes a otro que ha leido hasta el final. Para mi era una obligación leerlo, porque ya sabes que, aunque al principio fui un poco reacio, fuiste tú el que consiguió engancharme a disfrutar de esos temazos de Los Secretos, canciones que aunque hayamos escuchado un millón de veces, a mí por lo menos, me siguen tocando la patata.
Y Beni, a ver si leemos el blog fuera del curro, eh? jodío, que siempre publicas tus comentarios en horario laboral...

Beni dijo...

Je, je, Alberto, tienes razón, yo los comentarios los hago en horario laboral, como debe ser en todo buen funcionario que se precie... Noto cierta envidia?

Yo también le tengo que agradecer a Quique (entre otras muchas cosas) que me "descubriera" a Los Secretos, y sobre todo al gran Enrique Urquijo.

Y una sugerencia para fans, ya puestos a tocar la patata. Os pongo un enlace a un video muy chulo que sale en YouTube (Enrique Urquijo-Homenaje), http://es.youtube.com/watch?v=-vP-R_NHF4I, en el que aparecen fotos de Enrique y suena su versión de "Se me olvidó otra vez", canción del mejicano Juan Gabriel, aunque más conocida por la versión que hizo Maná...
Que os guste.

Anónimo dijo...

Lo que mas pena me da es que no haya podido evitarse su muerte, después de ver la foto de su hija abrazandole.

Esta noche es la más fría.
Me he extremecido tantas horas con sus canciones

Seguro que está en el cielo

andres dijo...

gracias ENRiQUE por tus canciones viviras por sienpre en mi corazon que dios te tenga en su gloria .te descubri alla por el 2006 cuando llegaba de mi pais argentina que pena que ya no estes entre nosotros pero siempre viviras en mi recuendo te extrañaremos por siempre por tu musica y tu carisma siempre estaremos como dice la cancion PERO A TU LADO gracias por dejarnos tan linda musica siempre te recordare hasta siempre ENRIQUE

Anónimo dijo...

Simplemente un genio. Descanse en Paz.

Anónimo dijo...

El mejor!!!
Pasaran años antes de que tengamos otro como el!!

Paloma Ortega Gallego dijo...

¿Por que los genios como Enrique nos suelen dejar tan pronto? Gracias por tus canciones un saludo a todos .JAVIER

teresa martinez rodriguez dijo...

Ahora que me he dedicado a leer y oir todo lo de Enrique siento una enorme lástima y, a la vez, pasión por seguir escuchando sus lindas y sentidas canciones. Ojala siga habiendo románticos que compongan y transmitan. Te quiero, Enrique

Anónimo dijo...

Sensible,tierno,elegante....gran persona y un genio

Anónimo dijo...

Yo también he leído hasta el final.
Como veis Enrique sigue estando presente en las nuevas generaciones. Yo tengo 14 años y le he escuchado desde pequeño, emocionándome con sus preciosas y llenas de sentimiento canciones; como persona no puedo hablar de él, pero por lo que he leído en artículos como este era un ser entrañable que no pudo vencer a las drogas.
Para acabar, muchas gracias por el artículo

Anónimo dijo...

Muchas gracias por esté artículo. He llegado hasta el final. Allí donde este esperó que sea feliz y que siga cantando sus preciosas canciones.

Leonor dijo...

Oir su voz, me transporta a ese espacio que solamente él y yo sabemos. Adoro sus canciones, su voz...y si...solo le conocí en fotos, pero su cara lo decia todo. Y la imagen con su hija...ufff!, no te digo nada.
Por cierto, yo tambien he llegado hasta el final.
Descansa en paz. Un beso

Anónimo dijo...

Lo vi en directo con los secretos una decena de veces. Escuela de caminos....alvaro y cía deberían haber cambiado el nombre del grupo posteriormente. Saludos a Steve jordan

Anónimo dijo...

Ayer hizo 15 años de su fallecimiento y le seguimos recordando a traves de sus canciones...tambien hemos llegado hasta el final.

Anónimo dijo...

Gracias, los camellos de confianza son chungos

hortina dijo...

Yo también he llegado hasta el final. Interesantísimo artículo, completísimo y lleno de admiración y pena a la vez por la pérdida de una persona y un artista tan increíble.
Me encanta!!! No me canso de escucharlo.
Álvaro es genial y gran persona parece, pero Enrique es, sí, digo ES, único..
Gracias por compartir esto

Javier Prieto dijo...

Pues aquî tienes a otro lector que ha llegado hasta el final de tu artìculo que me ha gustado mucho y parecido muy interesante y emotivo. Por cierto, me preguntaba si podrîa enviarte un pequeño artîculo mìo publicado el año pasado en El Paìs.

Leah dijo...

gracias por escribir este post. me encantó

Anónimo dijo...

Yo también he leído hasta el final. Un genio Enrique.
Pero también quiero agradecer a su hermano Álvaro que haya seguido con los secretos, que siga cantando, componiendo y reviviendo sus canciones. Álvaro también es un genio y con él esperamos tener secretos para muchos años más!

Anónimo dijo...

Que gran artista se nos fue. Gracias Enrique por tus canciones y gracias al autor de este blog.

Unknown dijo...

Esa foto con la niña habla por sí sola....

MC dijo...

Un grande de la música, que siempre recordaremos aunque sigan pasando los años. Maravilloso artículo.

Leah dijo...

Después de vwe documentales, escuchar canciones y enamorarme del alma de este cantautor, agradezco haber leído tu post. Que Enrique vive siempre que volvemos a escuchar cada una de sus letras. Porque ahí está él.

Unknown dijo...

Gracias. Es necesario.A enrique le mato el corazon.

Unknown dijo...

Para siempre

Angel dijo...

A Enrique cómo Antonio Vega y tantos otros, les metió en la heroína Tesa Arranz (los zombies). Mujer ultratóxica.

Maria dijo...

Gracias, con esto demuestras que aun hoy lo admiras. Como tantos otros vivio su vida. Nosotros a disfrutad de su musica y aechar de menos ... y lo que pudo haber sido.....