jueves, 5 de junio de 2008

Contrastes



Curiosa foto ésta que aparecía ayer en las ediciones digitales de algunos periódicos. La cara del que fuera alcalde de mi ciudad (nada más y nada menos que 12 años, no sé en que estaríamos pensando los madrileños) no tiene desperdicio. Si no se cagó encima le tuvo que faltar muy poquito. El de la derecha, que el hombre ya no puede abrir más los ojos, según he leído por ahí es el alcalde de Colmenar de Oreja. Se ve que lo de ser alcalde marca a la hora de poner cara de acojone, lo hacen fenomenal.



Aunque, para ser sinceros, ver como te viene un morlaco de 500 ó 600 kilos directito a darte los buenos días tiene que acojonarle a todo el mundo. Bueno, a todo el mundo menos al tío de pelo blanco que aparece a la izquierda de Manzano, que está tan pancho. Se da un aire al Cordobés (padre), a lo mejor es por eso, ¿no?


Y las dos señoras de arriba sonriendo, ¡qué tías! No me lo explico. A lo mejor es que no son precisamente simpatizantes del PP y sabían a quien tenían debajo. O que al cirujano se le fue la mano estirándoles la cara y ahora no pueden dejar de sonreir, como le pasa a la Preysler.


1 comentario:

Ojete Moreno dijo...

Genial la tira.

Los calzoncillos del ex-alcalde deben de estar para tirar....