viernes, 27 de noviembre de 2009

Ya me he cambiado de bando

Recuerdo que hace unos años, tomando café con unos amigos, mientras hablábamos del 'Caso Malaya' -en pleno apogeo en esos días- surgió la típica frase que aparece siempre que se habla de políticos y de corrupción: “son todos iguales”. Y en ese momento hubo división de opiniones, de las 4 personas que estábamos conversando, 2 apoyaban esa afirmación y 2 estábamos en contra, manteníamos que los políticos, y los dirigentes en general, en su gran mayoría actuaban con honestidad, con arreglo a la ley y que no estaban en política para llenarse los bolsillos.


Bueno, pues dos años y un buen puñado de escándalos después, me he cambiado de bando, también soy ya de los que ve el cesto lleno de manzanas podridas. No digo que no haya ninguna sana, ciertamente las hay -y me consta-, pero también es cierto que encontrarlas cada vez resulta más difícil. Éstas son algunas de las últimas 'ofertas' de nuestra 'frutería':


Las empresas de las mujeres de Millet y Montull, el primero presidente del Palau de la Música y el segundo su mano derecha, cobraron del Palau más de un millón de euros en el 2009 por hacer diversos estudios, entre ellos el sorprendente "estudio sobre el impacto de la celebración del centenario del Palau en las instituciones catalanas", por el que se pagaron 107.151.

Fianza de 1,5 millones de euros para el alcalde de Arganda, Ginés López, quien, según el sumario,
recibió de la red Gürtel más de 500.000 euros por adjudicaciones.

"Detenido el alcalde de Palop por el asesinato de su antecesor en el cargo"

"Los Gil sacaron 11.000 millones a paraísos fiscales", "La gestión de la familia Gil puede resumirse en un saqueo sistemático", dicho por Carlos Castresana, Fiscal Anticorrupción, en
esta entrevista de Radio Marca.

Una parte importante del sueldo de diputados y senadores (entre el 21% y el 36%) NO tributa a Hacienda. Por ejemplo, según este
artículo de 20 Minutos, Bono cobra al mes 15.679 euros (¡total ná!) de los cuales no tributan 5.738.

La foto que ilustra el post está tomada en Nueva York hacia 1910 y refleja el momento histórico en el que un grupo de valientes mujeres pelearon por conseguir el derecho a votar, que hasta ese momento sólo podían ejercerlo los hombres. Y yo me pregunto una cosa, si en esa época hubieran tenido el panorama político que tenemos ahora, ¿habrían hecho algún esfuerzo para conseguir el derecho a votar? No sé que pensaréis vosotros, pero yo creo ese carro estaría tan vacío como suele estar nuestro Congreso de los Diputados.


En fin, pese a todo, lo que no han conseguido aún es quitarme las ganas de votar, pienso seguir haciéndolo, porque para mí, aunque todos son iguales, unos son más iguales que otros. Aquí el que no se conforma es porque no quiere...

4 comentarios:

A.Político dijo...

Cierto que no podemos meter a todos en el mismo saco, pero yo cada vez estoy más desengañado con la política y los políticos. O se preocupan fundamentalmente de su propio interés, o viven tan alejados de la realidad de la calle, que se pierden en estúpidos debates y gestos y solucionan poco o nada, que es de lo que se trata.
Seguramente tenemos lo que nos merecemos.

Felipe dijo...

No podemos ni debemos meter en el mismo cesto a todos.Y no lo debemos hacer por egoismo.Necesitamos a los políticos,a los honrados y denunciar a los sinvergüenzas.
Esas mujeres sufragistas seguirían a día de hoy luhando por sus derechos.Sin duda.
Denunciemos lo incorrecto y lo podrido y estemos con aquellos que sí son servidores públicos
Saludos

Anónimo dijo...

Oye, muy chula el arreglo de chapa y pintura, pero dónde está la foto de la semana? Y la frase? Se te ha olvidado?

Miguel dijo...

Muy buena la nueva cara del blog, Quique, aunque pelín recargado para mi gusto, por sacar algún fallo.

Mejor aún el vídeo de la semana:¡qué música!

Por cierto, en mi opinión, tal vez sería aconsejable tirar el cesto entero y probar a ver cómo sabe la fruta fresca, que siempre la misma al final se repite,como las judías.

Ciao.